que ver en ibiza

Descubre las salineras de Ibiza

Las salineras de Ibiza son uno de los fascinantes paisajes que puedes visitar en las diferentes rutas en barco de esta isla blanca por excelencia. Un espacio que ha resistido por siglos al paso del tiempo y que te aguarda para que las descubras. ¿Te animas a pasear por ellas con nosotros?

La historia de las salineras de Ibiza

Sin lugar a dudas, las salineras son uno de los rincones más especiales de Ibiza, por su gran belleza, así como la historia que atesora.

Históricamente, la extracción de sal se ha situado como una de las industrias más importantes de toda la isla. Se estima que esta actividad salinera nació de la mano de los fenicios quienes, conocedores de la importancia de la sal la extrajeron para la fabricación de salazones y para su comercialización.

Después, serán los cartagineses quienes aprovechen los humedales del sur de la isla para la extracción de sal, pasando después esta tradición a todas y cada una de las culturas que habitaron la isla: romanos, musulmanes y cristianos. 

Mejoras introducidas por los árabes 

Pero, sin duda será en época musulmana cuando más mejoras se hagan en las salineras de Ibiza. Así, sabemos de la importancia de esta explotación por unos textos de los siglos XII y XIII de al-Zuhri, al-Himyari y al-Maqqari. Unas salineras en las que los musulmanes trasladaron su experiencia en esta industria pues ya contaban con otras salineras, como las de Almería o Granada.

Se cree, que estos aplicaron una serie de reformas novedosas que mejorarían la producción de sal. Entre ellas, la creación de un entramado de estanques contiguos y comunicados en cuadrículas para llevar a cabo la concentración de la sal y la cristalización de la misma.

Esto significó una revolución, que trajo consigo grandes esfuerzos para el movimiento de fangos y rocas, la construir diques y estanques solapados. Asimismo, introdujeron otro tipo de mejoras como la apertura de acequias y la construcción de compuertas, con el fin de mejorar la entrada de aguas.

Además, en dichos documentos se cuentan también cómo la producción de sal era tal, que esta se exportaba a diversos lugares de África. Una industria que aún sigue conservándose, siendo las salineras de Ibiza uno de los principales centros de extracción de España.

Las salineras en época catalana

Después de la conquista de la isla por manos catalanas, la isla presentó una significativa despoblación, con el consecuente empobrecimiento de la misma. Para 1232, época en la que las salinas dependen del arzobispado de Tarragona, el visitador del Arzobispo, consigna solo 3.000 habitantes.

Durante esa época, las salinas se convierten en la principal y exclusiva fuente de ingresos de la población, resistiendo todo tipo de embates. Se destina mano de obra esclava y en muchas ocasiones, la población es obligada a contribuir con la extracción, transporte y carga de la sal en los barcos.

Por diversos documentos sabemos que en esta época se amplió su superficie, mejorándose el embarque de la sal en los barcos. Además, se incrementaron los compartimentos de los estanques, con la finalidad de ampliar la producción.

Como no ocurría con anterioridad, la venta de sal pasó a beneficiar a la población de la isla, convirtiéndose en la principal fuente de financiación de la Universidad de Ibiza. Y, posteriormente, la explotación de las salineras cae en manos del órgano de gobierno de la isla, arrendando estas a la Corona. 

Pero después de la Guerra de Sucesión acaecida 1715, la corona decide administrar directamente las salineras con el pretexto de una mala administración. Lo que provocó la ruina y el olvido de estas.

 

El resurgir de las salineras de Ibiza

Para 1871, se ejecuta una desamortización de bienes de la corona, por lo cual, la Sociedad Fábrica de las Sales de Ibiza, adquiere las salinas en subasta pública. Esta sociedad se encontraba conformada por diversos empresarios mallorquines, quienes pagan la cantidad de 1.162.062 pesetas por dicho enclave.

El resurgir de las salineras de Ibiza se la debemos a Eugenio Molina, un ingeniero de minas granadino que formaba parte de La sociedad Fábrica de las Sales de Ibiza. Una empresa que cambia su nombre en 1898, convirtiéndose en Salinera Española S.A., y que adquiere también las salinas de Formentera. 

Se realizaron grandes inversiones, para acondicionar más de 25 kilómetros de terreno para la división de estanques y la creación de otros ocho de canales. También se construyeron tres puertos adicionales y se introdujo el trabajo mecanizado. 

En 1896 se construye el tren que conectaba los estanques con la zona de apilamiento y estos dos lugares, se conectaban con el puerto privado de La Canal. Como consecuencia de estas mejoras, el volumen de producción creció. Y, se pasó de producir cerca de 6.000 toneladas anuales, a las más de 55.000 toneladas. Así, las salineras de Ibiza, que en un inicio contaban con dos estanques, pasaron a tener más de un centenar.

El método de extracción de sal

Las salineras de Ibiza basan su producción en la obtención de la sal gracias al proceso de evaporación del agua gracias a la cantidad de rayos solares que soporta la isla. Estas salineras son costeras y se encuentran alejadas por completo de otros espacios con biodiversidad.

El proceso se inicia con la concentración de agua en una sola área por medio de estacas, haciendo que se obtenga sal en un menor tiempo. Además, esto permite que se produzca de manera más sostenible.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Diario de Ibiza (@diario_de_ibiza)


En la actualidad, las salineras aún son necesarias, por su importante papel en la producción local y en los países a los que se exporta. Debemos tener en cuenta que la sal, además de ser un condimento y un preservante, se utiliza con otros fines, como la eliminación de dolores de garganta y de dolencias corporales.

Biodiversidad de las salineras de Ibiza

Las salineras de Ibiza se encuentran diseñadas para que se obtenga la sal con mayor rapidez, con una mayor calidad por las características de las playas. Y es que Ibiza cuenta con playas con unas condiciones ecológicas óptimas, lugares que podrás disfrutar en familia.

Estas playas cuentan con suelos perfectos para la producción de sal, así como con una vegetación ideal que protegen el medio ambiente. En este paisaje destacan las minas con estancas, método que se conserva desde las primeras salineras.

Las salineras de Ibiza son el refugio de una gran variedad de plantas marinas. Como las plantas halófitas que destacan por su gran sabor y que se han introducido en la cocina. Encontramos también salicornias y saladines, plantas que se encuentran en abundancia en esta zona, así como en la cercana isla de Formentera. 

En el año 2001 pasaron a formar parte del Parque Natural de las Salinas de Ibiza y Formentera. Y, en la actualidad, visitarla durante una ruta en barco por Ibiza, es uno de los planes más especiales de los tantos que, desde IbzYachts, te recomendamos hacer en esta mágica isla.

 

Menú
Abrir chat/Open Chat
¿Necesitas ayuda? ¿Need Help?